Cómo tratar el control de fluidos en la fabricación: La guía definitiva.

Actualización:

Prácticamente, todas las industrias se enfrentan a retos en lo que respecta al control de fluidos. Desde la forma en que las máquinas procesan las materias primas, hasta la forma en que se limpian los equipos. Los procesos de manipulación de fluidos en prácticamente todas las industrias requieren mucha atención y mantenimiento. En esta entrada del blog, compartiremos algunas ideas sobre el mantenimiento del control de fluidos en su industria y las consideraciones clave que debe tener en cuenta al diseñar nuevos sistemas o actualizar su sistema actual.

Contenido:

¿Qué es el mantenimiento del control de fluidos?

El mantenimiento de control de fluidos es la inspección y limpieza periódica de la maquinaria para que siga funcionando con la máxima eficiencia. En el mundo de la maquinaria, esto se suele denominar “inspección de fugas” o “inspección de operaciones”. Durante el mantenimiento, los inspectores buscan signos de fugas, manchas y otros problemas que indiquen que la maquinaria no está funcionando de forma eficiente. Los problemas de control de fluidos pueden afectar seriamente a la productividad, costándole tiempo y dinero.

¿Por qué es importante?

El control de fluidos es un proceso fundamental para la mayoría de las operaciones de fabricación. Es la forma principal en que los fluidos -como el aceite, el agua u otros líquidos- fluyen a través de las máquinas. Las máquinas son manejadas manualmente por un operario o de forma automática. La mayoría de las máquinas utilizadas en la fabricación son muy especializadas. Por lo tanto, es fundamental que las máquinas se diseñen, se mantengan y funcionen de forma óptima. El funcionamiento de una línea de producción, sus componentes y/o máquina, depende del tipo de fluido utilizado, la presión y el caudal del fluido, la temperatura del fluido y el diseño de la máquina. Cuando se opera cualquier línea de producción, se necesita una forma de transportar el fluido entre la fuente del fluido y el final del proceso productivo.

Consideraciones clave para el mantenimiento del control de fluidos

Cuando se inspecciona o se realiza el mantenimiento de cualquier máquina, se buscan tres cosas clave:

1. ¿Hay fugas? Una máquina que pierde líquido no funcionará con la máxima eficiencia. Por lo tanto, debe inspeccionar si hay fugas siempre que realice el mantenimiento de una máquina. Inspeccione en busca de fugas incluso si no está seguro de por qué una máquina está funcionando a un ritmo superior al esperado. Si ve una fuga, debe detener la máquina y buscar el origen de la misma. Una vez identificada la fuente, puede corregir el problema para que la máquina vuelva a funcionar. Si la fuga es lo suficientemente grave como para impedir que la máquina funcione, normalmente se puede parar la línea de producción y volver a poner la máquina en funcionamiento para su inspección en el siguiente turno.

2. ¿Están limpios los productos que se transportan en la máquina? El transporte de fluidos a través de una máquina puede obstruirse con residuos, y esto puede causar vibraciones perjudiciales o afectar a la limpieza de los productos transportados. Debe inspeccionar la zona de trabajo alrededor de la máquina para asegurarse de que no hay nada que obstaculice el transporte de los productos. Si hay residuos, debe retirarlos y limpiar la zona alrededor de la máquina.

3. ¿Está la máquina funcionando con la máxima eficiencia? Lo más importante que hay que hacer durante el mantenimiento es inspeccionar si hay signos de desgaste. Todas las máquinas acaban sufriendo desgaste. La clave está en identificar los signos y tratarlos antes de que se conviertan en problemas mayores.

5 consejos para el mantenimiento del control de fluidos

Si sigue estos consejos de mantenimiento, sacará más partido a sus inspecciones de mantenimiento. Realice las inspecciones de mantenimiento con regularidad. La frecuencia depende de su proceso particular; en la mayoría de los casos, una vez al mes es suficiente. Realice inspecciones en diferentes etapas del proceso para obtener una visión más clara de las áreas problemáticas. Realice siempre una inspección manual. El uso de una herramienta de inspección le dará una mejor visión general, pero no le permitirá identificar los signos de desgaste. Utilice hojas de inspección para identificar los problemas. El uso de una hoja sencilla, como una hoja de mantenimiento, le facilita el registro de los problemas que encuentre y ofrece al operario una visión más clara del área problemática. Comuníquese. Si va a realizar el mantenimiento de una máquina, informe al operario del procedimiento de mantenimiento.

Conclusión

El control de fluidos es un proceso fundamental para la mayoría de las operaciones de fabricación. Es la forma principal en que los fluidos -como el aceite, el agua u otros líquidos- fluyen a través de las líneas, sus componentes y máquinas. Las líneas de producción, sus componentes y máquinas pueden ser manejadas manualmente por un operario o de forma automática y su funcionamiento depende del tipo de fluido utilizado, la presión y el caudal del fluido, la temperatura del fluido y el diseño. Cuando se opera cualquier línea de producción, se necesita una forma de transportar el fluido entre la fuente del fluido y el final del proceso. La mejor manera de conseguirlo es instalar un sistema de control de fluidos. Esto le ayudará a identificar la mejor solución para su proceso específico.

Explora
más
Entradas

preloader